Si tienes un piercing en la oreja que se ha infectado, es importante tomar medidas para tratarlo adecuadamente y evitar complicaciones. En este artículo, te mostraremos 7 pasos efectivos para quitar un piercing de la oreja infectado de forma segura y sin empeorar la situación. Sigue leyendo para aprender cómo hacerlo.

Lávate las manos con agua y jabón

Antes de comenzar cualquier procedimiento, es fundamental asegurarse de que tus manos estén limpias. Lávate las manos con agua y jabón durante al menos 20 segundos para eliminar cualquier bacteria o suciedad que puedas transferir al área infectada. Recuerda secar tus manos completamente antes de continuar.

Prepara una solución salina con agua tibia y sal marina

La solución salina es un remedio casero efectivo para limpiar y desinfectar el área alrededor del piercing infectado. Para prepararla, mezcla una cucharadita de sal marina en un vaso de agua tibia. Asegúrate de que la sal se disuelva por completo antes de usarla.

Remoja un hisopo de algodón en la solución salina

Sumerge un hisopo de algodón en la solución salina preparada. Asegúrate de que el hisopo esté completamente empapado para que pueda limpiar adecuadamente el área infectada.

Relacionado: Piercing lengua dos bolas: cuidados y guía completaPiercing lengua dos bolas: cuidados y guía completa

Limpia suavemente alrededor del piercing infectado con el hisopo de algodón

Con el hisopo de algodón empapado en la solución salina, limpia suavemente alrededor del piercing infectado. Realiza movimientos circulares para eliminar cualquier acumulación de pus o suciedad. Evita frotar con fuerza, ya que esto puede irritar aún más el área.

Aplica una compresa caliente sobre el área infectada durante unos minutos

Una compresa caliente puede ayudar a reducir la inflamación y promover la circulación sanguínea en el área infectada. Moja una toalla pequeña en agua caliente y exprímela para eliminar el exceso de agua. Luego, coloca la compresa caliente sobre el piercing infectado y déjala actuar durante unos minutos.

Desenrosca con cuidado si el piercing tiene una bola o cierre

Si tu piercing tiene una bola o cierre, desenróscala con cuidado para retirarlo. Asegúrate de hacerlo suavemente y sin forzar. Si encuentras resistencia, detente y busca ayuda de un profesional del piercing o un médico.

Sujeta el extremo con una pinza y desliza suavemente hacia afuera si el piercing tiene una barra recta

En el caso de que tu piercing tenga una barra recta, puedes utilizar una pinza para sujetar el extremo y deslizar suavemente hacia afuera. Nuevamente, es importante hacerlo con cuidado y sin aplicar demasiada presión.

Recuerda que cada persona y cada piercing son diferentes, por lo que es posible que estos pasos no sean adecuados para todos los casos. Si tienes dudas o no te sientes seguro de quitar el piercing infectado por ti mismo, es mejor buscar la ayuda de un profesional del piercing o un médico.

Relacionado: Infección piercing smiley infectado: síntomas y cuidadosInfección piercing smiley infectado: síntomas y cuidados

Una vez que hayas quitado el piercing, es importante limpiar nuevamente el área con la solución salina para asegurarte de que esté completamente desinfectada. Luego, puedes aplicar una crema antibiótica o un gel de aloe vera para ayudar a combatir la infección y promover la cicatrización.

Para proteger el área de la suciedad y las bacterias, cubre el piercing infectado con una gasa estéril o un apósito adhesivo. Asegúrate de cambiarlo regularmente para mantener la higiene y prevenir la reinfección.

Es importante tener en cuenta que quitar el piercing no significa que la infección desaparecerá automáticamente. Es fundamental consultar a un médico o a un profesional del piercing para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento específico para tu caso.

Sigue las indicaciones del médico o del profesional del piercing para tratar la infección y prevenir futuros problemas. Evita volver a colocar el piercing hasta que la infección haya sanado por completo y sigue una buena higiene personal para prevenir futuras infecciones.

Quitar un piercing de la oreja infectado requiere cuidado y precaución. Lávate las manos, prepara una solución salina, limpia suavemente con un hisopo de algodón, aplica una compresa caliente y retira el piercing con cuidado. Consulta a un profesional si tienes dudas o si la infección no mejora. Recuerda seguir las indicaciones médicas y mantener una buena higiene para prevenir futuras complicaciones.

Relacionado: Como perforar la oreja con el mismo arete: pasos y consejosComo perforar la oreja con el mismo arete: pasos y consejos