Si tienes un gato como mascota, es importante estar atento a cualquier signo de lesión o enfermedad. Una de las preocupaciones más comunes para los dueños de gatos es si su felino tiene una pata rota. Las fracturas en las extremidades pueden ser dolorosas y debilitantes para los gatos, por lo que es crucial identificar los síntomas y buscar atención veterinaria de inmediato. En este artículo, te explicaremos cómo saber si tu gato tiene la pata rota y qué cuidados debes proporcionarle.

Rehusarse a depositar peso en la pata

Uno de los primeros signos de que tu gato puede tener una pata rota es si se rehúsa a depositar peso en ella. Si notas que tu gato cojea o evita apoyar la pata afectada al caminar, es posible que haya sufrido una lesión. Observa si tu gato muestra dificultad para moverse o si evita saltar o trepar como lo haría normalmente. Estos comportamientos pueden indicar que hay algo mal con su pata.

Cojera

La cojera es otro síntoma común de una pata rota en los gatos. Si ves que tu gato camina de manera desequilibrada o si su paso es irregular, es probable que tenga una lesión en la extremidad. Presta atención a cómo se mueve tu gato y si muestra alguna dificultad para caminar o correr. Si la cojera persiste durante más de un día, es importante buscar atención veterinaria para un diagnóstico adecuado.

Relacionado: Mi perro orina sangre: tratamiento caseroMi perro orina sangre: tratamiento casero

Hinchazón

La hinchazón alrededor de la pata afectada también puede ser un indicio de una fractura. Observa si la pata de tu gato se ve inflamada o si notas un aumento en el tamaño de la extremidad. La hinchazón puede ser causada por la acumulación de líquido o por la respuesta inflamatoria del cuerpo a la lesión. Si la hinchazón es evidente y persiste, es recomendable llevar a tu gato al veterinario para una evaluación más detallada.

Dolor o sensibilidad

Los gatos con una pata rota pueden mostrar signos de dolor o sensibilidad al tocar la extremidad afectada. Si tu gato reacciona de manera negativa cuando intentas manipular su pata o si muestra signos de incomodidad al ser tocado, es probable que esté experimentando dolor. Ten en cuenta que los gatos pueden ocultar su dolor, por lo que es importante prestar atención a cualquier cambio en su comportamiento o actitud.

Deformidad de la extremidad o doblarse la pata de forma inusual

Una pata rota puede causar una deformidad visible en la extremidad afectada. Si notas que la pata de tu gato se ve torcida o doblada de forma inusual, es probable que haya sufrido una fractura. Observa si hay cambios en la forma o posición de la pata y si parece estar fuera de lugar. Estos signos son indicativos de una lesión grave y requieren atención veterinaria inmediata.

Respiración rápida

El dolor y el estrés causados por una pata rota pueden hacer que tu gato respire de manera rápida o agitada. Si notas que tu gato está respirando más rápido de lo normal o si parece tener dificultad para respirar, es importante buscar atención veterinaria de inmediato. La respiración rápida puede ser un signo de angustia y puede indicar que la lesión es grave.

Relacionado: Medicamentos para las anginas en perros: causas, síntomas y tratamientoMedicamentos para las anginas en perros: causas, síntomas y tratamiento

Piel lesionada o un hueso visible

En algunos casos, una pata rota puede causar lesiones en la piel o incluso hacer que un hueso sea visible. Si notas heridas abiertas, cortes o raspaduras alrededor de la pata afectada, es posible que tu gato haya sufrido una lesión grave. Además, si puedes ver un hueso expuesto o si notas una fractura abierta, es crucial buscar atención veterinaria de emergencia. Estas lesiones requieren cuidados inmediatos para prevenir infecciones y promover la curación adecuada.

No comer ni acicalarse

El dolor y la incomodidad causados por una pata rota pueden hacer que tu gato pierda el apetito y deje de comer. Si notas que tu gato ha dejado de comer o muestra una disminución en su apetito, es importante buscar atención veterinaria. Además, los gatos pueden dejar de acicalarse si están experimentando dolor o malestar. Si notas que tu gato no se está acicalando como lo haría normalmente, es posible que tenga una lesión en la pata.

Llorar, aullar, gemir o gruñir

Los gatos pueden expresar su dolor o malestar a través de vocalizaciones. Si notas que tu gato llora, aúlla, gime o gruñe de manera inusual, es posible que esté experimentando dolor debido a una pata rota. Presta atención a cualquier cambio en su comportamiento vocal y busca atención veterinaria si estas vocalizaciones persisten.

Si sospechas que tu gato tiene una pata rota, debes estar atento a los siguientes síntomas: rehusarse a depositar peso en la pata, cojera, hinchazón, dolor o sensibilidad, deformidad de la extremidad o doblarse la pata de forma inusual, respiración rápida, piel lesionada o un hueso visible, no comer ni acicalarse, y llorar, aullar, gemir o gruñir. Si observas alguno de estos signos, es importante buscar atención veterinaria de inmediato para un diagnóstico y tratamiento adecuados. Recuerda que la salud y el bienestar de tu gato dependen de tu atención y cuidado.

Relacionado: Hígado graso en gatos: síntomas y tratamiento | ¡Cuida la salud de tu felino!Hígado graso en gatos: síntomas y tratamiento | ¡Cuida la salud de tu felino!