Marianela, una de las bomberos que le puso el cuerpo a la pelea contra el fuego

Actualidad 28 de febrero de 2022 Por Que Pasa Ciudad
Marianela Videla viajó desde General Villegas a Corrientes junto a otros tres compañeros. Su vida en la ciudad, la genética bomberil y el trabajo en el litoral argentino.

27_foto_tapa

La lluvia que cayó en los últimos días en la provincia de Corrientes dio tregua en los incendios rurales que pusieron en alerta al país y provocó el alivio de los bomberos que desde distintos puntos del país llegaron a la región a combatir el fuego. El Teclado conversó con Marianela Videla, una de las cinco mujeres de la Federación Bonaerense de Asociaciones de Bomberos Voluntarios que tuvo como destino el cuartel de Alvear, una de las localidades afectadas por los focos ígneos. “Jamás me voy a arrepentir de haber venido, de la experiencia y de poder ayudar a los demás”, dijo a este portal al concluir su trabajo en el litoral.


Al cierre de esta nota Marianela y sus compañeros Mauro Galaverna, Dario Olivera y Juan Pablo Bustamente estaban de regreso a General Villegas luego de varios días en la provincia de Corrientes. “Llegaremos alrededor de las tres de la tarde”, advirtió la mujer este domingo a la mañana y aclaró que, si bien había contado que el combate contra el fuego había sido de seis días, con sus compañeros concluyó que las jornadas lejos de sus casas se extendieron a diez. “Perdés la noción del tiempo y ya no sabés en qué día estás”, contó en el medio de su viaje

1645974891

El viernes por la noche atendió a El Teclado. Habían sido días difíciles, con jornadas que arrancaban a las 7 de la mañana y concluían pasada la medianoche, pero las lluvias habían traído alivio y margen para descansar. “Ahora estamos más tranquilos, esperando que nos digan cómo seguimos porque si bien muchos focos se extinguieron hay que ver qué pasa”, explicó a este portal ante la posibilidad de que el fuego se reavivara.


La Federación Bonaerense convocó al equipo villeguense el 16 de febrero. “Se me juntaron un montón de emociones porque soy mamá y tenía que dejar acomodada mi casa, mi trabajo. Lloraba de la emoción y le dije a mis hijos que me habían convocado y ellos me dijeron: ‘Dale, mami, andá, nosotros vamos a estar bien’. El apoyo de la familia es fundamental para esto”, resaltó.

Marianela tiene 41 años, es viuda, mamá de cuatro hijos y abuela de una nieta. Cuando no tiene que cumplir servicio en el cuartel trabaja como chofer del transporte escolar de la Escuela Agraria de General Villegas. “Venimos con genética de bomberos en la familia; tengo un hermano en el cuartel y cuando salió una convocatoria para que se anotaran mujeres, con una amiga decidimos inscribirnos y quedamos”, dijo rememorando su arribo al cuartel hace seis años.

No fue fácil integrar el grupo de bomberos que viajaron a Corrientes. Los convocados fueron solo aquellos que contaban con una capacitación especial para este tipo de incendios. “Es un examen práctico y sobre todo físico porque acá lo que más importa es aguantar; necesitas estado para caminar, para trabajar con herramientas de mano, para estar todo el día alerta”, dijo la mujer y recordó que ya había sido convocada para participar en los incendios de San Luis, pero finalmente no fueron porque el fuego fue sofocado antes.

1645975081

“Es una emoción que te convoquen porque uno se capacita y quiere demostrar lo que uno le gusta y sabe hacer”, indicó y agregó: “Sabiamos a qué veniamos, pero llegar al lugar es todo nuevo y hay que adaptarse a lo que está pasando, a los grupos”.

La Federación los asignó a Alvear, una ciudad que puso a disposición el cuartel, una escuela y una casa para alojar a los más de 150 bomberos que llegaron desde distintos puntos del país a ayudar a esa localidad, a Santo Tomé y a Torrent. En el grupo de bonaerenses establecidos ahí sólo había cinco mujeres.

“En estas situaciones más que miedo hay que tener respeto”, sostuvo Videla y destacó que quedó sorprendida por el avance del fuego: “Sabemos que nosotros siempre estamos primero y nos cuidamos, pero quedé sorprendida por la magnitud del avance del fuego. Si bien lo imaginamos, es demasiado rápido. La columna de humo que se hace es inmenda”, señaló y distinguió este tipo de incendios de las experiencias habituales que sufren en Villegas donde uno de los principales conflictos es la quema de pastizales.

Durante los incendios, una de las preocupaciones que sobrevolaron fue la falta de equipamiento y de vehículos de los bomberos de Corrientes. Por eso en distintos puntos del país se hicieron colectas no sólo para la compra de insumos hospitalarios, ropa, alimentos y agua, sino también de dinero para comprar herramientas.

1645975199

Desde Villegas el equipo salió con un camión cisterna de gran porte, un transporte liviano y herramientas de mano. “Esta situación nos sirvió para darnos cuenta en qué posición está nuestro cuartel. No es por desmerecer a los demás, pero en Villegas estamos muy bien en términos de vestimenta, móviles y herramientas”, destacó.

 

Sobre el final, Videla repasó sus días en Corrientes, la solidaridad de los lugareños y el trabajo mancomunado con sus pares. “Jamás me voy a arrepentir de haber venido, de la experiencia y de poder ayudar a los demás”, dijo la mujer y dejó abierta la posibilidad de subirse al camión para ir a cualquier punto del país donde su tarea sea requerida. [El Teclado]

Que Pasa Ciudad

QuePasaCiudad.com es un medio independiente digital nacional.

Te puede interesar