Policía retirado se tiroteó con delincuentes y mató a dos en La Matanza: eran tío y sobrino

El hecho ocurrió la semana pasada pero se conoció en las últimas horas. Los delincuentes que abordaron al mayor retirado de la Bonaerense eran cuatro.

Policia

Un brutal hecho ocurrió la semana pasada en Gregorio de Laferrere, aunque fue dado a conocer en las últimas horas, en el que un mayor retirado de la Policía Bonaerense repelió a tiros un intento de robo de cuatro delincuentes y dos de ellos terminaron muriendo.

Todo se desató el martes 5 de abril pasado en la calle Ruiz de los Llanos al 4200 de la mencionada localidad del partido de La Matanza, en el Conurbano bonaerense oeste, cuando el agente identificado con las iniciales OAR, quien circulaba en su Chevrolet Corsa, fue abordado por cuatro delincuentes armados que se bajaron de un Peugeot 504.

Para repeler el intento de robo, el policía retirado se identificó como tal y todo terminó en tiroteo y tragedia ya que tres de los delincuentes acabaron heridos y uno intentó escapar pero fue detenido a los pocos metros por uniformados de la Comisaría Primera de Laferrere, quienes se acercaron al lugar a raíz de los del sonido de las detonaciones.
Al arribar se toparon con un delincuente al trote que al verlos saltó a una zanja donde descartó su arma, aunque luego fue aprehendido e identificado: tiene 17 años de edad.

Inmediatamente los agentes se entrevistaron con la víctima quien les relató los hechos, y a los pocos metros hallaron a otro delincuente tendido en la acera con una herida de arma de fuego en el abdomen, en este caso de 19 años, trasladado en ambulancia a un hospital de la zona.

Horas más tarde se recepcionó una denuncia desde la UPA Nº 4 de La Matanza a donde ingresaron dos sujetos con heridas de arma a bordo de un Renault 9 negro, que tenía orificios de bala en su luneta trasera y módulos laterales, y que fueron identificados como Gonzalo Nicolás Argañaraz, de 20 años y con lesiones en pierna izquierda y espalda, y Lucas Daniel Majori, de 32, en torax y abdomen.

Dado la gravedad de sus heridas, ambos debieron ser trasladados al Hospital Simplemente Evita donde fueron intervenidos quirúrgicamente y sufrieron paros cardiorrespiratorios que les provocaron la muerte dentro del quirófano.

Tal vez el dato más llamativo sea que ambos ladrones fallecidos eran tío y sobrino, y evidentemente tenían un vínculo que iba más allá de los familiar y los llevó a delinquir violentamente.

En el caso intervino el fiscal Marcelo Germinario, titular del Fuero de Responsabilidad Juvenil Nº 2 del Departamento Judicial La Matanza, quien caratuló el hecho como “robo agravado por el uso de arma de fuego”, dispuso que se intente localizar el arma descartada por el primer delincuente, la aprehensión de los dos primeros y la autopsia sobre los dos segundos, y decidió no adoptar temperamento alguno para con el agente retirado.

Que Pasa Ciudad

QuePasaCiudad.com es un medio independiente digital nacional.

Te puede interesar