De qué vive Sofía Gala, la hija de Moria Casán

La actriz suele dedicarse de lleno a diferentes proyectos, muchas veces del circuito under.

Sofia Gala Moria Casan

Desde su nacimiento, desde ese preciso instante que aterrizó en este plano, Sofía Gala sintió la luz del interés del público sobre su figura. La obvia trascendencia de su madre, Moria Casán, la indujo a una posición de extrema visibilidad, de un seguimiento constante de la sociedad.

Por momentos, en épocas de pequeña se divirtió con ese mundo, con los escenarios, los reflectores, las cámaras, los estudios de televisión, la ropa brillosa, los tacos altos y las persecuciones permanentes a la mega estrella de su mamá. Y se le notaba en el lenguaje corporal.

Claro que después intentó tallar su propia historia, y la pulsión interna la empujó a la misma industria, la actuación. Con todo lo que eso conlleva por la portación del apellido, por la comparación hasta el hartazgo con Moria. No obstante, supo abrir su sendero

Sofía logró imponerse en las películas, las series y las novelas por peso propio desde muy joven. Empero, no todo lo que brilla es oro. Ese ritmo frenético de vida, con salidas, eventos y trascendencia también la empujó a una adicción compleja, que la mantuvo cautiva durante diez años

En el último tiempo, Gala ya consiguió ganar esa batalla y entre sus interpretaciones se destaca un papel en El reino, la historia argentina que emite Netflix. Pero la cotidianidad de los actores también la estimuló a atravesar algunos períodos sin ofertas laborales.

Por eso durante el gobierno de Mauricio Macri, Sofía se quejó de la realidad socioeconómica y gritó: “Los viví en crisis, como los vivimos todos. Un montón de proyectos se cayeron, trabajé por la mitad de la plata, la mitad de los recursos, vi mucha gente que se quedó sin trabajo... Si me hablás a partir de mi experiencia personal, viví todo eso”

Incluso, en 2020, la hija de Casán se animó a confesar, sin tapujos, ni tampoco miedo al qué dirán: “Tengo tres laburos y no llego a fin de mes". Una situación sensible, sobre todo para alguien que es madre de dos ángeles, Helena Tuñón (14 años) y Dante Della Paollera (8).

Por eso, en más de una ocasión germinó a la luz la posibilidad de recibir una ayuda económica de su mamá, quien siempre gozó de una bonanza financiera, por todas las décadas de éxitos acumulados. Nunca se escuchó de la boca de Moria, ni de la de Sofía esta colaboración, pero se erige en un secreto a voces

Que Pasa Ciudad

QuePasaCiudad.com es un medio independiente digital nacional.

Te puede interesar