Tres Arroyos: Dejar un perro en la calle puede costar más de 4 mil pesos

Más de 4 mil pesos le puede costar al propietario de un perro si deja su mascota suelta en la vía pública. Son los gastos mínimos por acarreo y estadía que cobra la Dirección de Bromatología y Zoonosis, además de la multa por la infracción.

municipalidadtresa

Claudia Ramos, directora de zoonosis afirmó “Notamos que los perros denunciados y que tenían dueños, más de una vez los capturábamos y los entregábamos gratuitamente al propietario para que los ingresen a su domicilio; pero lo gratuito no es valorado por el otro, por eso buscamos con políticas tributarias que esto sea arancelado para crear conciencia”.

 La funcionaria explicó que más de una vez han retirado al mismo perro que impedía el ingreso de clientes a los locales céntricos. “Hay chicos que concurren a la escuela con sus perros y el animal no es de nadie hasta que lo cargamos en un vehículo municipal; entonces sale algún alumno, dice que es de él y te pide que lo dejes en la casa; pero todo tiene un costo; estamos distrayendo la atención de otras actividades, moviendo un vehículo y vimos que se repetían los mismos perros; por eso decidí arancelarlo para ver si a través de la billetera la gente reflexionaba y cuidaba a la mascota como corresponde” señaló Ramos y añadió que se utiliza el mismo sistema que se usa para el secuestro de un vehículo.

“Esto no es algo masivo porque no habría capacidad para tener la cantidad de animales que hay en la calle de cualquier ciuda, pero cuando la problemática lo amerita y son situaciones que ponen en riesgo la integridad de las personas, nosotros capturamos el animal, lo llevamos al centro de zoonosis donde funciona un refugio canino y la persona para retirarlo al tiene que abonar en el momento –  sí o sí –  $3168 por la captura y el traslado, además de $792 por cada día de estadía en el refugio. En ese momento se le entrega la mascota para reintegrarla al hogar pero también se labra un acta de constatación y la idea es que el juez de faltas cobre una multa porque esto constituye una infracción. Para tener un animal en la vía pública hay que utilizar cuerda de retención y bozal” indicó la directora de zoonosis.

Además Ramos sostuvo que mayoritariamente los propietarios retiran los animales y pagan los costos, aunque también algunos perros han quedado en el refugio, donde hoy se albergan 190 canes.

“Nosotros entendimos que tiene que haber una responsabilidad civil. A las mascotas se les ha dado el lugar de un integrante de la familia y eso está perfecto, entonce hay que tener responsabilidades como con el resto de los miembros de una familia” reflexionó la directora de zoonosis.

En igual sentido Claudia Ramos instño a los vecinos a consultar antes de adoptar un animal. “Muchas veces cuando el perro crece se dan cuenta de que no hay espacio para tenerlo en la vivienda y lo dejan en la vereda. Un perro en la vereda constituye un riesgo porque muchas veces mueren accidentados, causa un accidente de tránsito o mordeduras. Estas – por la altura – en los niños generalmente se dan por la altura del cuello para arriba es decir en la cabeza” señaló.

“No tenemos una receta mágica. Todos los días trabajamos en esto y no escapamos al resto de la problemática provincial pero acompañamos con una buena campaña de castración. Nunca es suficiente porque todos sabemos del problema de los perros vagabundos y de los que tienen dueño y están en la calle” dijo Ramos.

Respecto de los perros comunitarios que son alimentados y cuidados por diferentes vecinos en alguna cuadra de la ciudad, pero no tienen un propietario identificado, la funcionaria aseveró “El perro no es comunitario. Si vos le das de comer el perro es tuyo y tenés que hacerte cargo. Lo ideal es que lo tengas adentro. Además a veces hay perros de razas potencialmente peligrosas y no podemos esperar a que el dueño tenga una tenencia responsable. Si no la tiene, hay que hacer algo para sacar a ese animal de la vía pública. El proteccionismo lo hace por el perro en sí y nosotros lo hacemos por el animal  y por las personas porque constituyen un riesgo. Los animales tienen sus derechos pero también tenemos que velar por las integridades de las personas, niños y adultos mayores que van perdiendo autonomía porque muchas veces no pueden salir de sus casas. Además se generan accidentes de tránsito con ciclistasy motociclistas” expresó Ramos.

Por último la directora de zoonosis de Tres Arroyos, agregó que por decreto reglamentario de una ordenanza municipal de ese distrito, todo animal que se captura y no está castrado, se procede a la castración aunque no se cuente con la autorización del propietario. Al ser levantado de la vía pública el Estado ya tiene derecho a castrarlo. Además se les aplica la vacuna antirrábica.

Cabe mencionar que lo fondos recaudados por los diferentes conceptos mencionados, vuelven al área de zoonosis, para ser reutilizados en infraestructura, insumos y diferentes recursos para mantener al personal, el edificio, comprar elementos necesarios y los gastos propios de las castraciones.

Que Pasa Ciudad

QuePasaCiudad.com es un medio independiente digital nacional.

Te puede interesar