En tres años, creció un 500% la portación de armas en Brasil

Mundo 02 de julio de 2022 Por Que Pasa Ciudad
El incremento se dio a partir de las nuevas disposiciones en los controles por partido del presidente Jair Bolsonaro.

Bolsonaro

El número de armas en Brasil a manos de la población aumentó en un 474 por ciento en los últimos tres años y medio, coincidiendo con la llegada de Jair Bolsonaro a la presidencia del país, según alertó un informe del Foro Brasileño de Seguridad Pública (FBSP) divulgado esta semana.

Concretamente, a finales de 2018, antes que Bolsonaro asumiera la presidencia, había 117.500 armas registradas en Brasil a manos de civiles, cifra que saltó a los 673.800 este mes de julio, según los datos del Ejército brasileño.

El registro incluye armas para cazar, para disparar y para coleccionadores. En una entrevista a Xinhua, una de las autoras del informe, la abogada e investigadora del FBSP Isabel Figueiredo, afirmó que el crecimiento de las armas en Brasil "representa una preocupación muy grande para quien actúa en el área de seguridad pública".

Figueiredo recordó que la flexibilización de las leyes para la posesión de armas en el país fue una de las promesas de Bolsonaro durante la campaña electoral, por lo que consideró que el mandatario se mantuvo "coherente" en su discurso aunque alertó del riesgo que ello supone para la seguridad pública del país.

"Tenemos un escenario muy malo, con un presidente que fue elegido con una pauta en favor de las armas, ya anunció en la campaña electoral que si ganaba liberaría las armas de fuego y con esto ha sido muy coherente.

Desde que asumió, editó decretos y normativas para facilitar el acceso a las armas, el número de armas que las personas pueden tener, la cantidad de munición o el calibre de las armas", comentó.

Curiosamente, según el Anuario de Seguridad Pública que el FBSP divulgó esta semana, las muertes violentas en el país se redujeron un 6,5 por ciento en 2021 en comparación con 2020, con un total de 47.503 muertes violentas el año pasado, la menor cifra desde 2011. Figueiredo añadió: "Todavía no logramos analizar el efecto de esta corrida armamentística, es algo que veremos en los próximos años.

Lo que tenemos ahora es un Gobierno federal apropiándose de un descenso de los homicidios, algo que ya viene desde 2018. Brasil, como se sabe, tiene índices alarmantes de homicidios, tenemos muchas veces estudios de la ONU en los que aparece como mayor número absoluto de homicidios, tasas absurdas.

Brasil corresponde al 2,7 por ciento de la población mundial pero tiene el 20 por ciento de la tasa de homicidios global". La especialista resaltó que desde 2017, la tasa de homicidios en Brasil va a la baja, principalmente "por las políticas públicas implementadas por los estados con alguna consistencia desde hace años".

Figueiredo añadió: "En la seguridad pública, es difícil imaginar que si se hace una intervención en la política púbica, el resultado será inmediato, normalmente hay un período para sentir estos impactos". No obstante, este aumento de las armas en circulación que se ha producido en los últimos años supone "un riesgo muy grande de inflexión en esta curva de descenso".

"Percibimos que este aumento de armas en el país tienda a medio plazo a revertir esta tendencia de caída de los homicidios que estamos viendo", alertó. Isabel Figueiredo también explicó que pese a este aumento de casi el 500 por ciento de las armas en Brasil, "no se puede decir que la población brasileña se esté armando".

Que Pasa Ciudad

QuePasaCiudad.com es un medio independiente digital nacional.

Te puede interesar