Bolívar: la comuna que destina 10 millones de pesos en publicidad y en el hospital no hay gasas

Actualidad 23 de agosto de 2022 Por Que Pasa Ciudad
El municipio tiene cuentas fantasmas y no brinda información de sus acciones. La oposición se queja y la sociedad espera las elecciones para dar un volantazo.

Pisano

“Bien Bolívar” reza el slogan de la municipalidad que conduce Marcos Pisano, pero que de “bien”, según comentan en los pasillos de la comuna, no hay nada.

PROVINCIA NOTICIAS pudo saber que la situación financiera, en el plano recursos versus gastos, el municipio hace 5 años que viene gastando más de lo que recauda. Para obtener esta precisión, los ediles de Juntos compararon el cierre del año 2021, donde tuvieron una información hasta el mes de noviembre, e inclusive ese mes, habían gastado 80 millones de pesos más de lo que recibieron.

Empero, relatan desde la fuerza opositora a Pisano, “sorpresivamente, en diciembre, aparece una reducción de esos 80 millones, como si hubiesen tenido una bonanza financiera sin explicar el por qué”.

En cuentas claras, apuntaron desde Juntos que “si hasta noviembre de 2021 habían gastado 80 millones de más, y en diciembre dijeron que tuvieron un superávit de 4 millones la cuenta no cierra. Porque teniendo en cuenta que si se toman los gastos hasta el 30 de noviembre, es decir, dividirlo por once meses, brinda como gasto 295 millones de pesos, pero en diciembre, cuando nos dan el número de gastos de ese mes, 174 millones por mes, y ese es el dato que hace ruido. Y se puede explicar analizando que en Diciembre solo se pagaron sueldos y la deuda se pateó para adelante con el riesgo que eso conlleva”.

Otro aspecto preocupante para las finanzas de la comuna es la gran cantidad de empleados que tiene la gestión de Marcos Pisano.

Apuntaron desde el arco opositor que “hay muchos empleados mensualizados sin nombramientos y cientos de contratación vía monotributo. Con respecto a estos últimos, la comuna no brinda ni la cantidad ni calidad de esos trabajos que realizan los contratados; y con los primeros, se percibe una gran brecha salarial enorme. Un ejemplo claro es la diferencia entre un trabajador de calle y un director. Inclusive cuando este último cede su puesto, continúa cobrando el mismo salario que tenía, produciendo así un desequilibrio en las arcas municipales. Financieramente, implica que a través de los fondos que se recaudan, esos impuestos que abona el vecino, alcanza solamente para pagar el 65 por ciento de los trabajadores, y el porcentaje restante, lo tiene que conseguir desde otra situación”.

“Y esos fondos que son de libre disponibilidad, muchas veces pueden ser recogidos de las partidas coparticipables que envía la Provincia. Entonces, lo que sucede, es se utilizaron fondos que estaban previstos para, por ejemplo, a la prestación de servicios”.

Otra cuestión que se torna vital en las comunas es la previsión de lo que se presupuesta y lo que se gasta, y tienen áreas claves donde tienen luego una modificación, y se gasta más de lo que se presupuestó.

Por ejemplo en comunicación, Marcos Pisano tenia presupuestado casi 10 millones de pesos en prensa y difusión, pero cuando se obtuvieron los datos de cierre, se percibió que el gasto real fue de 18 millones, es decir, tuvieron un incremento del 100 por ciento. La excusa del equipo del jefe comunal fue la difusión de las medias contra “la pandemia”.

Sin embargo, el hospital local tiene faltante de insumos, con aparatología destruida que no se arregla, sin personal de médicos, de especialistas. Lo mismo sucede en los nosocomios de Urdampilleta y Pirovano, donde el estado es deplorable. Dicen en las calles de la comuna, que si se destinara equitativamente el dinero, podría haber difusión de calidad y, por ejemplo, gasas en los hospitales.

Sabido es que Marcos Pisano fue puesto en funciones por el ahora senador bonaerense Eduardo Bucca. Comentan en la oposición que las decisiones son compartidas, aunque sostienen que “Bali” direcciona las decisiones y hasta qué punto. El legislador, dicen, gestionó obras para el distrito, pero solo de “maquillaje”, ya que lo que realmente el pueblo de Bolívar necesita no se soluciona.

La crisis social y económica también se siente en la comuna bolivarense. La falta de empleo para los jóvenes es una situación dramática ya que  incide directamente en la deserción. También la dificultad habitacional, y no solo para los que no poseen viviendas sino que también para aquellos que alquilan, que ya no pueden solventar las rentas.

Un municipio muy alejado de la realidad, con el agro enojado con la gestión. Este sector venía abonando el impuesto de la red vial elevadas, constituyéndose en la principal fuente de recaudación y que se convirtió en una piedra en el zapato la municipalidad ya que la contraprestación no existe.

Sobre este tema, por ordenanza, el municipio debe destinar el 80 por ciento de lo recaudado por la tasa vial al arreglo de caminos, y solo se está ejecutando el 39 por ciento, cuestión que se está incumpliendo la legislación.

Como si todo lo descripto no fuese suficiente, el distrito de Bolívar gestionado por Marcos Pisano está calificado como “municipio de incumplimiento bajo – regular” respecto a la información pública y transparencia.

Fuente: Provincia Noticias

Que Pasa Ciudad

QuePasaCiudad.com es un medio independiente digital nacional.

Te puede interesar