River le ganó a Boca por 2 a 1 con un doblete de Julián Álvarez

Con una actuación sobresaliente de Julián Álvarez, River Plate derrotó con claridad a Boca en una nueva edición del superclásico. Dos goles del delantero Millonario, más una gran actuación del resto de sus compañeros en la ofensiva, fueron suficientes para prácticamente borrar del terreno de juego a un Xeneize que recién pudo llegar al arco rival a los 93 minutos, cuando Zambrano marcó el descuento a segundos del final.

FAzP3z-WYAck8RZ-scaled

Con la vuelta del público al Estadio Monumental, River recibió a Boca en una nueva edición del superclásico del fútbol argentino. En los primeros minutos del encuentro, el Millonario buscaba progresar en el campo con sus laterales, apostando a la triangulación ofensiva entre Romero, Álvarez y De La Cruz. Por el otro lado, el Xeneize no tenía la posesión de la pelota, y solamente defendía las insinuaciones del local.

A los 16 minutos del partido se dio el primer punto de inflexión del duelo después de que Marcos Rojo se fuera expulsado por doble amonestación. Esto le dio a River un plus en ofensiva al encontrar cada vez más espacios. Sin embargo, recién 10′ después el local llegó al gol, con una jugada maestra de Julián Álvarez que remató desde afuera del área por encima de la humanidad de Agustín Rossi.

FAzV_lAXMAYU5mQ

No obstante, no todas eran buenas noticias para Marcelo Gallardo, que antes que finalice la primera mitad tuvo que sustituir a Braian Romero por una lesión muscular. Con Matías Suárez diezmado físicamente, el que ingresó en su lugar fue Jorge Carrascal, teniendo que modificar el esquema y quedando con el autor del tanto como único centrodelantero.

A los 42 del primer tiempo, Milton Casco presionó en la salida del Xeneize, quedándose con el balón cerca del arco de Rossi. El ex futbolista de Newell’s descargó hacía la derecha para Santiago Simón, que de primera centró al medio para el ingreso de Julián Álvarez, que puso el pie para desviar la trayectoria de la pelota y dejar sin oportunidades al arquero visitante. De esta manera, River se iba al descanso con dos goles de ventaja.

La segunda parte fue un verdadero monólogo del conjunto local, que pareció ser el único equipo dentro de los límites del terreno de juego. Con un Julián Álvarez más encendido que nunca, pero con un rendimiento superlativo de la mayoría de los jugadores ofensivos, River Plate dominó las acciones y estuvo cerca de aumentar más aún la ventaja, pero por impericia propia a la hora de definir no pudo lograrlo. 

Boca, en cambio, nunca pudo reaccionar y en ningún tramo del encuentro se sintió cómodo ni pudo desplegar su juego. Al Xeneize le quedó muy lejos el arco de Franco Armani, y con la expulsión de Marcos Rojo prácticamente jugó a no ser goleado por su rival. Así, Battaglia no solo perdió su primer duelo como entrenador del conjunto de la Ribera, si no que dejó una imagen que preocupa de cara a lo que viene.

En el último segundo del encuentro, Zambrano conectó un cabezazo a la salida de un córner y, a pesar de la estirada del arquero local, terminó convirtiendo el descuento en el superclásico. Este, a los 93 minutos, fue el único disparo concreto al arco de la visita en todo el partido, demostrando la pobre actuación que tuvo en el Monumental.

Con este triunfo, el Millonario alcanzó la cima del torneo de manera transitoria, al menos hasta que Talleres enfrente a Defensa y Justicia el próximo lunes. El equipo dirigido por Marcelo Gallardo acumula 30 puntos, producto de nueve victorias, tres empates y dos derrotas.

Que Pasa Ciudad

QuePasaCiudad.com es un medio independiente digital nacional.

Te puede interesar