Milei pidió privatizaciones en pos de un Estado con participación “mínima”

El candidato libertario consideró que empresas como Télam, Aerolíneas Argentinas o Canal 7 deberían ser vendidas. También prometió que va a “renunciar a la dieta” si es electo diputado.

El candidato a diputado nacional por el frente La Libertad Avanza en la Ciudad de Buenos Aires, Javier Milei, prometió que en caso de acceder a una banca tras las elecciones del 14 de noviembre va a “renunciar a la dieta” que le correspondería como parlamentario.

“Vivo de las conferencias que doy y esas cosas. Son sobre liberalismo, capitalismo y libertad. No hay conflicto alguno” con un eventual proceder en la función pública y “no estoy dispuesto a cambiar mi forma de ser: me generaría un costo económico enorme. Como voy a renunciar a la dieta, estoy obligado a dar conferencias”, alegó.

Por otra parte, opinó que empresas como Télam, Aerolíneas Argentinas o Canal 7 “deberían ser privatizadas. Soy partidario de que el Estado reduzca su participación a lo mínimo indispensable”.
Tras recordar que en las PASO su fuerza sacó “casi el 14 por ciento de los votos” y según las encuestas ahora están “en un empate técnico” con el oficialismo, sostuvo que “el objetivo para noviembre es lograr que (Leandro) Santoro (candidato del Frente de Todos) sea al kirchnerismo lo que Martha Mercader al radicalismo, que fue el inicio de la debacle”.

Y reforzó: “Queremos dejar tercero al kirchnerismo para que sea el inicio del fin. Y dejaríamos afuera al comunista de Carlos Heller. Sería genial”.

“Vamos a dar la batalla por la causa de la manera correcta”, explicó en declaraciones a CNN Radio, al tiempo que postuló que “los planes sociales no deberían ser eliminados sino que las personas deberían abandonarlos”.

“La reforma del Estado se puede hacer bajando el gasto público en zonas improductivas. Después hay que liberar el mercado laboral hacia adelante y con apertura vamos a tener 15 años de crecimiento económico que permitan básicamente ir avanzando sobre las reformas de segunda generación”, avizoró.

En igual tenor, planteó que “no se puede castigar a los beneficiarios de planes sociales, que son víctimas. El ajuste lo tiene que hacer la política, no la gente. Yo propongo un ajuste sobre las partidas donde roban los políticos. Es un número alto. Hay un robo de la política equivalente a cinco puntos del PBI. Este ajuste no toca un solo plan social ni a un solo jubilado”.

“Cambiar planes sociales por trabajo no parece ser la intención del kirchnerismo. Este gobierno se dedica a destruir capital y empleo”, evaluó, para luego graficar que “de ser el país más rico del mundo pasamos a estar en el puesto 120. La receta de emitir moneda no funcionó”.

Finalmente, recalcó: “No voy a terminar convirtiéndome en el hombre de plastilina para tratar de agradarle a todo el mundo. ¿Acaso tiene que haber también una policía del pensamiento?”

Que Pasa Ciudad

QuePasaCiudad.com es un medio independiente digital nacional.

Te puede interesar