Ruptura de la UCR: “Estamos equivocando las formas”

Lo dijo el presidente de la Convención Nacional de la UCR, Jorge Sappia. Habló de “terminar con esta coalición de dudosa posibilidad política que se llama Juntos por el Cambio”.

Jorge Sappia, presidente de la la Convención Nacional de la UCR, admitió su preocupación por el presente del partido con la ruptura en la Cámara de Diputados de la Nación y la conformación de dos bloques, uno presidido por Rodrigo de Loredo y el otro por Mario Negri.

“Lo veo preocupado, lo de ayer no me gustó para nada. Estamos equivocando las formas. Esto da la sensación de que lo que está en juego son los cargos y no las ideas y proyectos políticos”, aseveró.

El próximo 17 de diciembre se reunirá la Convención Nacional para renovar autoridades y Sappio planteó que deben generarse dos situaciones. Por un lado, que pueda elegirse una conducción por consenso y que se arme sobre la base de recuperar las ideas tradicionales y originales del radicalismo.

Y por otro lado, que se defina un camino que suponga terminar con la coalición, a la que calificó de dudosa posibilidad política, que es Juntos por el Cambio.

“Que el radicalismo autónomamente recupere el protagonismo y presencia en el país, para tratar de conducir los destinos nacionales a partir de 2023”, enfatizó sobre la posibilidad de que el radicalismo tenga candidato propio en las próximas elecciones presidenciales.

Sappia remarcó que nunca estuvo de acuerdo con el rol que desempeñó la UCR dentro de la alianza Juntos por el Cambio. “Hay un error de conducción en el momento en que se formó la colación por no haber firmado un acuerdo programático; los que instaron en la convención de Gualeguaychú a aprobar el acuerdo con el PRO prometieron un acuerdo programático y una definición de cómo se iba a desarrollar y qué rol tendría cada partido, que luego no ocurrió”, aseveró.

En contraparte, advirtió que lo único que se hizo fue repartir cargos y el radicalismo quedó sometido a la conducción del PRO y a un PRO que gobernó en soledad y que fracasó. “El radicalismo quedó en un plano secundario horrible”, sostuvo.

Para el histórico dirigente radical, tras la Convención de Gualeguaychú realizada en marzo de 2015, se registraron dos cuestiones “deformantes”: una, la sobrevaloración de la importancia de los cargos por encima de las ideas, y otra, “una enfermedad muy Argentina que es el antiperonismo”. “Se privilegió derrotar al peronismo en lugar de plantearse superar al peronismo”, opinó y concluyó que en ese momento se profundizó la famosa “grieta de la que no podemos salir”. 

Que Pasa Ciudad

QuePasaCiudad.com es un medio independiente digital nacional.

Te puede interesar