Los chips de banana son una deliciosa y saludable alternativa a los snacks tradicionales. Son crujientes, sabrosos y fáciles de hacer en casa. En este artículo, te enseñaremos cómo hacer chips de plátano de forma sencilla y rápida. ¡Prepárate para disfrutar de un bocado delicioso y nutritivo!

1. Preparación de los plátanos

Para hacer chips de banana, necesitarás plátanos maduros pero firmes. Asegúrate de elegir plátanos que no estén demasiado maduros, ya que pueden volverse demasiado blandos al hornearlos. También es importante que los plátanos estén libres de manchas o magulladuras.

Una vez que hayas seleccionado los plátanos adecuados, pela cada uno de ellos y córtalos en rodajas finas y uniformes. Puedes utilizar un cuchillo afilado para obtener rodajas más precisas, o si lo prefieres, puedes utilizar una mandolina para obtener rodajas más delgadas y consistentes.

2. Cortar los plátanos en rodajas finas

El siguiente paso es cortar los plátanos en rodajas finas. Asegúrate de que todas las rodajas tengan el mismo grosor para que se cocinen de manera uniforme. Si las rodajas son demasiado gruesas, pueden quedar blandas en el centro y crujientes en los bordes.

Relacionado: Brazo gitano con galletas: la receta más deliciosa y fácil de hacerBrazo gitano con galletas: la receta más deliciosa y fácil de hacer

Una vez que hayas cortado todos los plátanos en rodajas, colócalos en un recipiente grande y asegúrate de que estén separados entre sí. Esto ayudará a que se cocinen de manera uniforme y se vuelvan crujientes en el horno.

3. Sumergir las rodajas en jugo de limón

Antes de hornear las rodajas de plátano, sumérgelas en jugo de limón. El jugo de limón no solo les dará un sabor refrescante, sino que también ayudará a prevenir que las rodajas se oxiden y se pongan marrones.

Para sumergir las rodajas en jugo de limón, simplemente colócalas en un recipiente y rocíalas con jugo de limón fresco. Asegúrate de cubrir todas las rodajas con el jugo para obtener mejores resultados.

4. Espolvorear con azúcar y canela

Una vez que hayas sumergido las rodajas de plátano en jugo de limón, es hora de darles un toque de dulzura. Espolvorea las rodajas con una mezcla de azúcar y canela para realzar su sabor y agregar un toque de dulzura.

Para hacer la mezcla de azúcar y canela, simplemente combina una parte de azúcar con una pizca de canela en un recipiente pequeño. Luego, espolvorea la mezcla sobre las rodajas de plátano, asegurándote de cubrir todas las rodajas de manera uniforme.

Relacionado: Panna cotta con salsa de frutos rojos – Receta fácil y deliciosaPanna cotta con salsa de frutos rojos – Receta fácil y deliciosa

5. Hornear las rodajas de plátano

Una vez que hayas preparado las rodajas de plátano con jugo de limón, azúcar y canela, es hora de hornearlas. Precalienta el horno a 120°C y coloca las rodajas de plátano en una bandeja para hornear forrada con papel de horno.

Asegúrate de colocar las rodajas de plátano en una sola capa y que estén separadas entre sí. Esto permitirá que el aire circule alrededor de las rodajas y se cocinen de manera uniforme.

6. Dar vuelta a las rodajas a la mitad del tiempo de cocción

Después de colocar las rodajas de plátano en el horno, hornéalas durante aproximadamente 1 hora. A mitad del tiempo de cocción, es importante dar vuelta a las rodajas para asegurarte de que se cocinen de manera uniforme por ambos lados.

Para dar vuelta a las rodajas, simplemente retira la bandeja del horno con cuidado y voltea cada rodaja con una espátula. Luego, vuelve a colocar la bandeja en el horno y continúa horneando hasta que las rodajas estén crujientes y doradas.

7. Dejar enfriar y disfrutar de los chips de banana

Una vez que las rodajas de plátano estén crujientes y doradas, retira la bandeja del horno y déjalas enfriar por completo. A medida que se enfríen, las rodajas se volverán aún más crujientes y sabrosas.

Relacionado: Cómo cocer bígaros para que salgan enteros – Receta fácil y rápidaCómo cocer bígaros para que salgan enteros – Receta fácil y rápida

Una vez que los chips de banana estén completamente fríos, puedes disfrutarlos como un delicioso snack por sí solos, o puedes utilizarlos como topping para yogur, helado o incluso ensaladas. ¡Las posibilidades son infinitas!

Hacer chips de banana en casa es muy fácil. Solo necesitas plátanos maduros, jugo de limón, azúcar y canela. Corta los plátanos en rodajas finas, sumérgelas en jugo de limón, espolvoréalas con azúcar y canela, y hornéalas hasta que estén crujientes. ¡Disfruta de estos deliciosos y saludables chips de banana en cualquier momento!